Yo de pequeña también quería ser astronauta. Supongo que por eso de que se pasan más días en las nubes que con los pies en el suelo. ¿Qué quie- res ser de mayor? Me preguntaban… La eterna pregunta a la que siempre le siguen un sinfín de locuras y disparates que nada tienen que ver años más tarde con la realidad.

Astronautas, músicos, bailarines, pintores… ¡No! Yo solo veo un montón de caras serias merodeando por las calles con traje y corbata. Miradas perdidas y prisas para llegar a tiempo. Para que no pidan explicaciones.

A mi yo del presento quiero darle las gracias por mantener vivas las ganas de tirarse en paracaídas sin saber dónde va a caer. Por seguir saltando en los charcos los días de lluvia y no esconderse bajo el paraguas en los días de tormenta.

Porqué sigue habiendo una parte de astronauta en mí y sigo viviendo más tiempo en las estrellas que en la tierra.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *