Menos mal que las cuentas atrás siempre se acaban y de repente te ves allí. Aquí. En un nuevo año y con miles de cosas por delante.

Menos mal que has llorado y que has reído. Gracias a eso ahora sabes lo que te hace daño y lo que te hace feliz.

Menos mal que hay gente que miente (de) más y gente que miente (de) menos. Gente que se queda y gente que se va.

Menos mal que las palabras por favor, perdón y gracias siguen conser- vando su valor. Y menos mal que todavía hay gente que las sigue usando a diario.

Menos mal que las oportunidades nunca se acaban y siempre podemos empezar algo de cero. Y menos mal que volver a empezar es mucho más que tachar días en el calendario y soplar velas de cumpleaños.

Menos mal 2017, que llegas con más fuerzas que nunca para comerte esos trocitos de mundo que cada día se te ponen delante.

Y ahora que tienes claro todo esto…déjame decirte una última cosa… Este año nuevo no te permitas más renuncias, decepciones y excusas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *