Querido verano, ¿Qué eres? ¿Un principio, un final, un paréntesis o nada? Todos los anuncios nos venden vacaciones, viajes y diversión. Un sinfín de cosas que para muchos nada tienen que ver con la realidad. Aunque para otros sí.

Se termina el curso y aunque a ti quizá te quedo lejos esa etapa, junio te sigue pareciendo el final de un nuevo comienzo. Junio viene dispuesto a que puntúes este curso que como siempre empezó en septiembre y en estos días llegará a su fin.

¿Has hecho nuevos amigos? ¿A cuánta gente no volverás a ver? ¿Has con- seguido otro sueño que no sea el de haber terminado la carrera? ¿Te has ilusionado o has aprendido cosas nuevas que no estaban en los apuntes?

No importa que ya no tengas exámenes, libros de texto o bolígrafos gas- tados. Sigues siendo ese niño que en junio espera recoger todo lo que ha sembrado en los últimos meses.

Nos pasamos la vida entre principios y finales donde nada permanece, pero nos gusta tener marcado en el calendario lo que en realidad forma parte de nuestro ciclo vital.

Déjame que te diga que aún a estas alturas, junio volverá a ser un mes donde olvidarás, pero también donde pasarás a formar parte de otras personas. Quizá vuelvas a encontrarte con ese compañero de clase que no ves desde hace tres veranos…Porqué tú, que acabas de terminar la carrera quizá sigues pensando que tu amiga inseparable siempre va a estar ahí

¿No?

Junio es el mes de las nuevas oportunidades y de los nuevos propósitos. El 31 de agosto volverás a hacer balance y en vez de comerte doce uvas te comerás doce cerezas. Procura tener almenos doce recuerdos bonitos que te permitan acabar diciendo que este verano ha valido la pena.

Feliz segundo año nuevo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *